Parque Anchorena

Ubicado en la costa platense del Departamento de Colonia  -en el paraje conocido como Barra de San Juan- se encuentra un lugar único en el Uruguay por su belleza paisajística, su valor histórico-cultural, la riqueza de su flora y su exótica fauna: el Parque Anchorena.

El área ocupa una superficie de 1.369 hectáreas que fueran legadas al Estado Uruguayo por Don Aarón de Anchorena –de nacionalidad argentina- con el cometido de que allí se estableciera un parque con fines educativos, recreativos y de interés  general, “para bienestar y solaz de la población”.

El Parque Anchorena fue habilitado para el uso público en  1989, a través de una actividad e interpretación ambiental  pionera en el país. Desde entonces, recibe anualmente miles  de visitantes, cumpliendo así la voluntad de su generoso  testador.

Además -por disposición testamentaria- la casa principal,  construida en 1911, cumple funciones como Residencia de  descanso presidencial. Como en tiempos de su antiguo  morador, esta casa sigue siendo sede de importantes  encuentros internacionales.

Anchorena eligió este rincón privilegiado para crear un  verdadero paraíso natural rural, resultado de la sabia y  armoniosa interacción del hombre y el medio ambiente.

Para dar vida a su ambicioso proyecto, Don Aarón buscó  asesoramiento de arquitectos, ingenieros agrónomos,  paisajistas, decoradores y toda clase de expertos del más  alto nivel.

Entre ellos, encomendó al famoso paisajista alemán  Hermann Bötrich, el diseño de un parque de marcado estilo  inglés, que ocupa una superficie de más de 250 hectáreas.  Allí se conjugan especies de hoja caduca con otras de  follaje perenne. Esto asegura una imagen siempre atractiva,  que acompasa con su colorido, el ritmo de las distintas  estaciones. Las primeras plantaciones datan de 1908.

Entre más de 200 especies arbóreas y arbustivas  –provenientes de todos los rincones del planeta- se destacan  por el notable desarrollo de sus ejemplares, varias especies  de robles, alcornoques, araucarias, cipreses calvos, arces  japoneses y más de 60 especies de eucaliptos, que conforman  una de las colecciones más importantes del país.

Anchorena supo respetar e integrar a su proyecto,  elementos de nuestra flora autóctona.
Así, bordeando el Río San Juan, mantuvo un importante monte  ribereño que ocupa más de 300 hectáreas, donde se destacan  ceibos, canelones, lapachillos, mataojos, coronillas y  arrayanes.

Con respecto a la fauna, en el Parque coexisten especies  autóctonas y exóticas. De las primeras, se destacan las  aves, representadas por más de 75 especies. Entre las  especies exóticas, es especialmente atractivo el ciervo Axis,  originario de la India, que Anchorena introdujera en nuestro  país, en la década de 1920. El Axis, considerado el más  hermoso de los cérvidos del mundo, abunda en el Parque.

Dentro de este magnífico marco natural se destaca una  serie de edificaciones de principios del Siglo XX, que  fueran construidas con bloques de piedra extraída del lugar,  tales como la Capilla, la actual Residencia Presidencial, la  antigua Capatacía y el Palomar.

Entre ellas, la de mayor valor arquitectónico es –sin  duda- la monumental Torre de 75 metros de altura, inaugurada  en 1927, en homenaje al navegante Sebastián Gaboto.
Una escalera de caracol de 320 escalones conduce a dos  miradores, desde donde se aprecia un panorama de gran  belleza. En su base, Anchorena mandó construir un sepulcro  donde yacen sus restos desde el 24 de febrero de 1965, fecha  de su fallecimiento, tal como lo dispuso en su testamento.

Recursos Hídricos – Geomorfología

    El agua es un elemento de gran importancia en el Parque,  fundamentalmente como fuente de vida. También desde el punto  de vista estético y recreativo.

    El Río de la Plata lo bordea por el suroeste, a lo largo  de 5 kilómetros. Su costa se caracteriza por la presencia de  barrancas de 8 a 10 metros sobre el nivel del río, en cuyos  perfiles es posible apreciar afloramientos de una formación  geológica muy rica en restos fósiles, principalmente  moluscos.

    El Río San Juan, como la mayoría de los tributarios del  Plata, presenta bancos de arena en su desembocadura, que  conforman un elemento geográfico conocido como “barra”, en  un sinuoso tramo de 8 Km.

Área Productiva

    El Establecimiento cuenta con 1.369 hectáreas, de las  cuales 400 pertenecen al área de parque, 700 se destinan a  la agricultura y la ganadería y las restantes 269, conforman  el bosque nativo.

         

El Parque

    Las 400 hectáreas de parque y el vivero son atendidos por  personal del establecimiento. La plantilla está integrada  por 3 funcionarios permanentes a los que se les incorpora  otra dotación encargada de cortar el césped (tractor con  rotativa y máquinas de mano). También se realiza un  mantenimiento Área Productiva general ante episodios tales  como caída de árboles por temporales.

    Los gastos de estas tareas, se cubren con los ingresos  del área productiva del establecimiento.

    Bosque nativo

    El bosque nativo -de 269 hectáreas- se encuentra ubicado  sobre la costa del Río San Juan.

    La flora -en su gran mayoría- se compone de árboles  autóctonos y por algunas especies exóticas.

    La fauna de este bosque está compuesta por una gran  variedad de especies que no se encuentran con frecuencia en  otras zonas del país. Se trata del “Mano Pelada” u “Osito  Lavador”. Cabe destacar que este lugar, fue la cuna del  Jabalí y del Ciervo Axis, ambos traídos por Don Aarón de  Anchorena.

    En cuanto a la calidad de este suelo, se conoce que es el  más pobre de todo el establecimiento, siendo de Tipo 2 y 3,  muy ácido.

    De forma estratégica se utiliza, en períodos esporádicos,  para pastoreo de ganado.

       

Área Agrícola

    La agricultura que se realiza es fundamentalmente  forrajera y está destinada a la suplementación de la  alimentación del ganado Holando en todas sus etapas: cría,  recría y producción de leche.

    Se hacen reservas de forraje húmedo (ensilajes de maíz,  planta entera y sorgo dulce y granífero) y seco en fardos.  Se busca que sean suficientes para cubrir -en lo posible-  dos ciclos o períodos anuales del sistema productivo del  rodeo.

    En un área de aproximadamente 150 hectáreas, se realiza  agricultura de cereales y oleaginosos, tales como trigo,  cebada, soja y girasol. Estos cultivos se hacen en rotación  agrícola forrajera, con el objetivo de mejorar la  productividad. Se mantiene el campo libre de malezas y se  mejora la estructura y fertilidad de los suelos. Lo  producido se comercializa en el mercado interno.

     

Área Ganadera

    A partir del año 2005 y dentro de un proyecto productivo  diseñado por el Técnico Asesor del Establecimiento y  aprobado por el Señor Presidente de la República, se encaran  dos líneas de trabajo:

  • Una destinada a la producción de Leche  con ganado Holando
  • Otra destinada a la producción eficiente  de carne con el ganado Hereford
  • Producción de leche

    A los efectos de optimizar los resultados y dentro del  proyecto antes mencionado, se inicia el cambio genético del  rodeo Holando, pasando de la raza Holando Holstein al  Holando Neocelandés.

    Con este cambio genético se logró:

  • mantener el mismo nivel de litros de  leche producidos
  • aumentar el porcentaje de sólidos de la  leche (grasa y proteína)
  • mejorar el resultado económico, el mejor  precio relativo que paga la industria por la leche  con altos contenidos de sólidos
  • mejorar la eficiencia de conversión de  alimento a leche, producto del menor consumo de  forrajes en relación a los litros producidos. Esto  se debe al menor tamaño animal que se ha logrado
  • hacer inseminación artificial al 100 %  de las hembras con solamente 14 meses de vida
  • En el año 2005, el tambo contaba con 75 animales en  ordeñe. Para la zafra 2010, se estima que habrá  –aproximadamente- 220 animales en ordeñe, lo que marca una  evolución del orden 300 %.

    Para atender este crecimiento, en Julio de 2009 se inició  la construcción de una nueva sala de ordeñe moderna que  ofrecerá practicidad, velocidad de ordeñe y bienestar  animal.

    En el año 2008 se invirtió en una superficie destinada a  la recría de terneras Holando, con el objetivo de lograr la  inseminación del 100% de las nacidas cada año. La inversión  consistió en sembrar pasturas permanentes de larga duración,  rústicas y plásticas que sobrevivieron al fuerte déficit  hídrico de los años 2008 y 2009. Esta superficie tiene  parcelas fijas con bebederos en cada una de ellas.

    Esta transformación, fue posible gracias a los recursos  producidos por el propio establecimiento.

    Producción de carne

    A partir de año 2005 y con el apoyo, asesoramiento y  control de la Asociación de Criadores de Hereford del  Uruguay, se inicia el mejoramiento de la raza y la  planificación necesaria tendiente a:

  • la producción de vientres para la reposición
  • producción de machos para invernar
  • Dentro del proyecto productivo se diseñó -en el año 2006- un  sistema de invernada en 62 hectáreas, divididas en 31 parcelas  fijas de 2 hectáreas cada una con aguada. El sistema está  operativo desde setiembre de 2006.

    En el período de un año, mediante controles bimensuales  de pesaje del ganado, se comprobó que el aumento de  producción -en kilos de carne por año y por hectárea- había  pasado de 67 a 455 kilogramos. Al año siguiente, la  producción experimentó un nuevo incremento, pasó a 725 kgs./há/año.

    Con este proyecto y en condiciones hídricas normales, se  pretende mantener el mismo nivel productivo.

    Es de destacar que toda la operativa del área productiva  y las inversiones son sustentadas con los ingresos que  genera la producción del Establecimiento.

        
 

Informe  correspondiente al período 2005/2010
Proyecto productivo: Ing. Agrónomo Alejandro Brancato
Ejecución del proyecto: Casa Militar – Presidencia de la  República